23
May
19

10 años por aquí

10 años.

Lo pienso y me da un poco de vértigo. ¿Ya han pasado diez años de aquél día en el que tuve la idea feliz de empezar con un blog? ¿De aquélla tarde en la que me decidí a darle al publicar una entrada poco menos que vergonzosa?

El año pasado recordaba todas aquéllas cosas que han cambiado todo este tiempo. Sin embargo hay muchas cosas que se mantienen o que van a más, y es que se hayan pasado rápido estos 10 años o no, esta década (¡madre mía), sigo aquí.

Sigo sonriendo cuando alguien me dice que ha leído un libro porque yo se lo recomendé, cuando alguien comenta que le ha gustado la reseña que he publicado, cuando lee ese libro porque se fía de mí. Soy feliz cuando me regalan un libro, aunque sea porque me he pasado de lista y se trate de un tochazo de 1200 páginas que me borre la cara de sobrada que tenía, pongamos en mitad de una rotonda de un polígono. Me encanta abrir el buzón y encontrarme un libro. Disfruto cada vez más en presentaciones, coloquios, charlas y en mi querida Feria del Libro de Madrid. No puedo evitar curiosear los estantes ajenos, mirar de reojo los títulos de los estantes, hacer zoom en la foto que alguien publica en Instagram para ver qué libros hay. Me he acostumbrado a acercarme a cualquier librería  que me queda cerca para ver qué hay de nuevo. Acostumbro a incluir una visita a las librerías de los lugares a los que viajo, son mis particulares recuerdos del viaje. Disfruto pensando con antelación en el libro que voy a leer después, el proceso de revisar los que tengo pendientes en busca de la temática o el autor perfecto para empezar cuando haya terminado el que tengo a medias.

Aunque el mayor placer, el que disfruto más, es despertarme y saber que tengo el día por delante para leer, que puedo despertar a Pelusa y acercarme con ella a desayunar con mi libro, o si ya no es hora del desayuno, a leer tranquilamente en un parque. El placer de decirte a ti mismo “hasta que acabe el capítulo y me voy”, “hasta y media que tengo que hacer cosas”, y saltártelo y seguir leyendo.

Me sigue gustando leer, cada vez más. Me sigue gustando escribir. Escribir me obliga a ver las cosas desde otra perspectiva, a analizar y repasar lo que he leído, a tomar notas y apuntar fragmentos, a intentar expresarme lo mejor que sé cuando publico. Me gusta como el primer día pensar qué voy a contaros cuando publique la reseña, pensar qué contenido os puede gustar en el blog. Me sigue gustando darle al botón de publicar, leer vuestros comentarios y anotar nuevos títulos que me recomendáis.

No me olvido de daros las gracias, a vosotros, lectores, por seguir ahí, por leerme, por animarme a seguir en determinados momentos en los que he pensado que el blog había llegado a su fin. A todos vosotros simplemente GRACIAS.

Han pasado 10 años, ¿me acompañáis alguno más?

Namaste.

Anuncios
16
May
19

Terapia, David Lodge

Me recomendaron este título hace mucho tiempo, lo anoté en mi libreta y lo compré un tiempo después pero aunque lleva mucho en mis estantes no me animé a leerlo hasta hace poco.

Terapia.jpgEl protagonista de Terapia es un exitoso guionista de televisión con una apacible vida, está felizmente casado y tiene una amante platónica. Su rutina sigue un curso armónico hasta que empieza a sufrir unos inexplicables dolores de rodilla que le acaban haciendo ver la vida de una forma muy diversa a cuestionarse su situación.

Por un lado, y como ya adelanta el título, Lawrence comienza a asistir a una variedad estrambótica de terapias, en busca de sentirse mejor consigo mismo pero también, en medio de su crisis de mediana edad se embarcará en un viaje tanto terrenal como espiritual que le acabará trayendo a España en búsqueda de respuestas.

Yo me había llevado Posesión, de A. S. Byatt (…). Podías adivinar qué clase de gente eran los otros huéspedes que se alojaban en el hotel por lo que leían: Danielle Steel y Jeffrey Archer, y la prensa sensacionalista británica, que había llegado a media mañana.

Página 205

Terapia es un libro humorístico, que enfoca las situaciones del protagonista desde un punto cómico y absurdo. Aunque obviamente tiene sus puntos, el humor es algo tan subjetivo que según el lector algo puede ser muy entretenido y gracioso y para otro un sinfín de intento fallido de chistes simples y burdos que lo más que no consiguen su cometido.

La sensación perenne que he tenido es que no ha envejecido bien, por ejemplo, se detiene mucho en explicar qué es el camino de Santiago. Obviamente para un londinense que lo leyera en 1995 sería un tema muy desconocido, extraño y nuevo pero 20 años después para una española suena un poco ridículo.

Además, parte de la historia se me ha hecho lenta y pesada, e inevitablemente mi visión de la novela era cada vez más negativa, más crítica hasta llegar a la conclusión de que no me estaba interesando nada.

Lodge es uno de los autores que siempre veía en los estantes pero que no sabía clasificar, con el que me quería estrenar (aunque si os soy sincera a veces he llegado a pensar de que me estaba confundiendo con Julian Barnes: ¿por que ambos son británicos? Quién sabe). Pero en fin, después de leer Terapia no creo que me vaya a acercar a ninguno de sus libros.

Quizá la duda sea si determinados libros tienen fecha de caducidad y si los efectos que provocan son más fuertes en el momento de publicación. En mi opinión, sí. Algunos libros, y quizá ocurra más con los de humor, tienen una vida más corta que los libros que tratan otros temas.

 

FICHA:

Te gustará si te gustó
Pros
  • Algunos puntos del humor sátiro y absurdo.
Contras
  • Ha envejecido mal (¿soy yo o los libros de humor envejecen antes?)

Namaste.

 

13
May
19

La edad del desconsuelo, Jane Smiley

Quise leer este libro desde que llegué por casualidad a toparme con este fragmento en las redes sociales:

Tengo treinta y cinco años y creo que he alcanzado la edad del desconsuelo. Otros llegan antes. Casi nadie llega mucho después. No creo que sea por los años en sí, ni por la desintegración del cuerpo. La mayoría de nuestros cuerpos están mejor cuidados y más atractivos que nunca. Es por lo que sabemos, ahora que – a nuestro pesar- hemos dejado de pensar en ello. No es sólo que sepamos que el amor se acaba, que nos roban a los hijos, que nuestros padres mueren sintiendo que sus vidas no han valido la pena. No es sólo eso, a estas alturas tenemos muchos amigos y conocidos que han muerto; todos en cualquier caso, tendremos que enfrentarnos a ello, antes o después. Es más bien que las barreras entre nuestras propias circunstancias y las del resto del mundo se han derrumbado a pesar de todo, a pesar de toda la educación recibida. (…) Tengo entendido que después se llega a la edad de la esperanza o, al menos, de la resignación. Pero sospecho que para eso tiene que pasar bastante tiempo.

Páginas 44-45

La-edad-del-desconsueloTratar de describir La edad del desconsuelo es una tarea complicada. Sabemos de lo que trata, sí, todo eso lo podemos leer en la sinopsis, conocemos la parte objetiva: que el peso de la trama lo llevan los adultos de una familia de cinco, dentistas, que tienen una vida feliz y estable. Sin embargo un día en un trayecto habitual en coche se escucha la siguiente frase:

– Nunca más volveré a ser feliz

Página 25

Pronunciada por Dana, la esposa, consigue que Dave se replantee su matrimonio, si acaso va a perderlo, y comienza a acosarle el convencimiento de que su relación está llegando al final.

Y a partir de este momento vamos descubriendo lo que hay debajo, la subjetividad de las emociones que consigue trasladar al lector, la sensación perenne de que poco importa lo que pase realmente (¿se ha enamorado Dana de otro?) sino esa sensación que sobrevuela de vacío y vértigo que precede a la edad del desconsuelo.

Smiley despliega y reflexiona para que pensemos qué nos hace ser quién somos, para reflexionar de los actos, sensaciones y situaciones que han conseguido que fuéramos la persona que hoy somos y no otra.

Para ello la autora construye dos personajes potentes, bien formados e imprevisibles pero absolutamente creíbles y cercanos, y lo que más me ha sorprendido, la historia tiene una cadencia, un ritmo que pareciera desacompasado pero que consigue el efecto de inestabilidad que sienten ellos, y además potencia un ritmo diferente al que estamos acostumbrados en este tipo de novelas.

La edad del desconsuelo evita prestar atención a la evolución del matrimonio, o al drama de la situación, para centrarse en la oquedad que se forma tras el inicio del huracán, deteniéndose, analizándola y señalándola. Es un libro corto, que deja al lector mirando la pared fijamente, releyendo determinadas frases, y pensando cómo se pudo crear la grieta entre los dos personajes principales. Por si fuera poco consigue condensarlo todo en poco más de cien páginas.

Son pocas las historias que uno termine y tenga ganas de volver a empezar, si eso define a un buen libro, entonces este claramente lo es.

Gracias a los amigos de Sexto Piso por el envío.

FICHA:

Te gustará si te gustó
Pros
  • La cadencia que al principio parece extraña y a contrapié pero después resulta un recurso perfecto.
  • Sensación etérea pero a la vez cercana en toda su lectura.
Contras
  • La tipografía de la f provoca que cuando va seguida de i la vocal no lleve punto y eso es algo que me estúpidamente me disturba.

Namaste.

 

07
May
19

IMM (60)

Os dejo por aquí las últimas incorporaciones a mis estantes correspondientes al mes de abril, mes en el que coinciden mi cumpleaños y el Día del Libro:

60_1

  • El don de las piedras, Jim Crace. Leí Cosecha hace tiempo, y los amigos de Hoja de Lata me han enviado este ejemplar del último libro del inglés que han publicado. ¡Gracias chicos!
  • Emma, Jane Austen (edición de Austral Singular). Me gusta mucho esta edición, y estoy por un lado, haciéndome con la colección y por otro poniéndome al día con los clásicos. Son muuuuchas las cuentas pendientes, tantas que me estoy planteando hacerme un súper listado… este de Austen es uno de ellos.
  • El amor en los tiempos del cólera, Gabriel García Márquez. La fantástica edición que estoy releyendo de Cien años de soledad (que ando leyendo a trompicones quiénsabeporqué) tiene un compañero, este otra novela del colombiano, que también he leído pero que quería incorporar a mis estantes. Uno de esos libros que no pasan de moda y que necesitamos tener en la estantería. Todo un acierto. Tanto este como Emma regalos de R. ¡Gracias!
  • Herido leve, Eloy Tizón. Una autobiografía intelectual, dice la editorial Páginas de Espuma en su página web. Un autor hablando de libros, digo yo. Temática que nunca se agota y que me atrae cada vez más. A Tizón no lo he leído, sólo sé que Jesús tiene un buen concepto de él. El título en sí lo conocía de pasada, fue el buen hacer de Niebla Espesa y de Esther de Moito Conto las que lo hicieron llegar a sus manos. Qué importante es tener a mano un buen librero. ¡Muchas gracias!

60_2

 

  • La edad del desconsuelo, Jane Smiley. Un libro que me dio curiosidad desde que lo vi por redes sociales y que ya he leído. Ahora sólo me queda intentar explicar algo de su lectura. Envío de los amigos de Sexto Piso.
  • Mejor la ausencia, Edurne Portela. Había dejado pasar este título, y en general a la autora una y otra vez, hasta que vi un comentario elogioso de alguien de quien me fío y de repente me encontraba a Portela en todas partes. Después alguien mi dealer literario me comentó que había una historia que narraba la historia de Patria desde otro lado, pensé que podría ser este. No me equivocaba.
  • Lincoln en el Bardo, George Saunders. Un libro que vi muchísimo hace unos meses por redes sociales, pero que intenté quitarme de la cabeza para no saturar mis lecturas actuales de novedades. Se ha incorporado en modo de préstamo al igual que el de Portela, ¡gracias Pedro!
  • Los que duermen, Juan Gómez Bárcena. Tras alucinar con Kanada sabía que iba a estar atenta a lo que publicara este autor. Sigo en las mismas, todavía no tengo muy claro qué escribe este autor…  Envío de Sexto Piso.

 

60_3

 

  • Voces humanas, Penelope Fitzgerald. El último libro de la autora que publica, como todos los demás, Impedimenta, es uno de esos títulos que sé que necesito en cuanto me entero de su publicación (¡gracias por el chivatazo, Atram!)
  • La hija de la española, Karina Sainz Borgo. Una historia que inicialmente no me atraía nada pero que con el paso de los días me ha ido entrando la curiosidad. Quizá el tema, quizá la culpa es de Martín, quién sabe. Estos dos últimos han sido mis compras en Día del Libro.

Y vosotros, ¿habéis leído alguno de estos libros? ¿Por cuál creéis que debería empezar?

Namaste.

23
Abr
19

Feliz Día del Libro

23 de abril.

Día que tenemos marcado en el calendario los amantes de los libros, los libreros, los aficionados a la tinta y el papel, todos aquellos que disfrutamos entre las páginas de una buena historia, de un buen poema, de una buena obra.

El Día del Libro, el tuyo, el mío, el del todos. Celebrémoslo comprando libros, visitando bibliotecas, recomendando lecturas, revisando títulos, leyendo. Celebrémoslo adquiriendo muchas nuevas historias, colocando nuestros estantes, visitando blogs, anotando títulos o simplemente, elijamos un nuevo libro para empezar, o continuemos el que tenemos a medias.

Celebremos las historias que hemos leído y las historias que nos quedan por leer.

Un año más, feliz Día del Libro.

Namaste.

 

15
Abr
19

Stoner, John Williams

Stoner es una de esas historias que son consideradas por los lectores como obras maestras o como libros mediocres, sin término medio. Las opiniones son tan dispares que al escoger esta lectura no sabes en cuáles de las dos opciones te vas a encuadrar. Quizá nunca habría acabado leyéndolo de no haber visto la polaridad manifiesta.

Stoner lleva como título el apellido de nuestro protagonista, William. Hijo de un matrimonio de campesinos acabará como profesor de literatura de inglés en la universidad.

StonerLa historia de Stoner es lo que critican muchos de los que la consideran como mediocre: una historia sencilla, sin mucha trama y sin grandes acciones. Esto es, la novela trata de la vida del protagonista sin caer en los elementos más frecuentes de la literatura: la trama no es tal, no le ocurren grandes dramas ni es el protagonista heroico que podríamos esperar, tampoco hay momentos de tensión y en el apartado del estilo, no encontramos grandes diálogos ni un sesudo análisis de cada uno de los personajes. Simple y llanamente nos encontramos la vida de Stoner: estudia, trabaja y se casa. Sigue trabajando, mantiene a su familia y tiene algún encontronazo en la universidad. Así, su  vida no tiene dramas ni grandes decepciones, solo las habituales del día a día: el paso del tiempo, la desesperanza, el aburrimiento y en muchos casos, la confrontación con una mujer absolutamente insoportable, la esperanza que encuentra en su hija, el choque con un compañero de trabajo.

Un personaje que a pesar de vivir la Primera Guerra Mundial no acude a la batalla, con un carácter evasivo y el ánimo perenne de los segundones, de los que se mantienen al margen de la acción, al margen de las grandes pasiones. Podríamos decir que Stoner es el antihéroe, el que se queda en la retaguardia, el que no dice lo que piensa para evitar un enfrentamiento, esa persona a la que nada le viene mal pero que internamente se lamenta sobre el derivar que ha tomado su vida.

Se empezó a preguntar si su vida merecía la pena, si alguna vez la había merecido. Era un duda, sospechaba, que le llegaba a todo el mundo tarde o temprano. Se preguntaba si a los demás les sobrevenía con la misma fuerza impersonal que le llegaba a él. La cuestión le sumía en la tristeza, pero era una tristeza general que -pensaba- tenía poco que ver con él o con su particular destino, ni siquiera estaba seguro de que la cuestión naciera de las causas más recientes y obvias que había trastornado su vida.

Página 158

La historia de Stoner es también lo que la describen como una obra maestra: una historia sencilla y aparentemente simple pero que a pesar de narrar la vida de un personaje común consigue mostrar la vida habitual de un personaje que podríamos ser tú o yo, más allá de las grandes historias y de las grandes tramas, Stoner es una persona del montón y Williams refleja su vida de una forma directa y sencilla, sin estridencias, simplemente la vida de Stoner.

¿Que qué me ha parecido a mí? Pues, sinceramente, no veo la obra maestra que muchos ven. Me parece una historia bastante plana, que se hace aburrida en determinados momentos, y donde por ocurrir muy pocas cosas se queda atascada en la primera tercera parte de la historia. Tengo que reconocer que posteriormente pude leer más y conecté algo más con la historia: la relación de Stoner con Grace, el problema de Stoner con Hollax, y la absolutamente insufrible Edith. Conseguí leer más de seguido lo que hizo que me aburriera menos, pero efectivamente, Stoner jamás da un golpe en la mesa, sino que se deja llevar por lo que los demás esperan de él, sin pensar en sus intereses o sus preferencias. Este aspecto en concreto me ha sacado bastante de mis casillas, siempre me da rabia encontrar con personajes que no deciden por sí mismos (por suerte no son muchos, los lectores o bien la literatura necesitan grandes gestas). Aunque por ello no significa que se trate de un personaje plano, solo que jamás tiene un punto de inflexión determinante, ni cambia de actitud con su vida o con las personas que le rodean.

En definitiva,

FICHA:

Te gustará si te gustó
Pros
  • Determinados destellos del estilo de Williams.
Contras
  • Historia plana, sin puntos de inflexión.
  • La cita que incluye la contraportada: “De lo único que estoy seguro es de que es una buena novela; con el tiempo incluso podría considerarse una gran novela”, John Williams (¡nos ha jodido!)

Namaste.

01
Abr
19

Mantícora, Robertson Davies

Mantícora, la segunda parte de la trilogía de Depford de Robertson Davies, comienza con un potente diálogo entre David Staunton y su psiquiatra. Sorprende un inicio tan directo, sin introducción ni descripciones previas, tan sólo Staunton, narrador y protagonista principal, contando por qué cree que su madrastra ha asesinado a su madre, el ricachón Boy Staunton.

MantícoraCon este punto de partida pronto conoceremos más de la situación de la familia y de los motivos que le han llevado al protagonista a viajar a Suiza para iniciar su terapia.

A partir de ahí la historia se funde en una doble vertiente: la del psicoanálisis y la psicología (incluyendo el análisis de la personalidad de los personajes) y la del recuerdo de su padre, aunque aprovecha para incluir el tema de la magia, como en la primera parte de la saga.

La trilogía de Deptford se inicia con El quinto en discordia, siendo Mantícora la segunda de los tres libros para acabar cerrándolo con El mundo de los prodigios.

Davies es uno de esos narradores clásicos que es capaz de contar la historia como un todo, que bebe de influencias como Wilkie Collins o Charles Dickens pero que a la vez disecciona y analiza la psicología, el carácter de los personajes, así como sus pensamientos y los recuerdos.

Mantícora me ha gustado más que la anterior novela, en parte por el tema en sí, alejada de la hagiografías a las que continuamente se mencionaba en El quinto en discordia, pero también por el estilo, que deja atrás la narración clásica para centrarse en las conversaciones, consiguiendo un efecto mucho más dinámico.

La virtud y el honor no desaparecerán del mundo, por mucho que los moralistas populares y los periodistas miedosos insistan en ello. (…) Y tampoco creo que el amor, en tanto exigente condición del honor, se haya perdido. Se trata de un patrón del espíritu. Y los seres humanos aspiran a hacer de ese patrón una realidad en su propia vida, al margen de los medios que empleen para ello.

Página 247

Tengo que admitir que no recordaba a los personajes, con la excepción del punto culminante de la bola de nieve, del resto solo tenía una leve neblina de cómo era el estilo del autor y de su análisis pormenorizado.  Sinceramente no sé si es bueno o malo. Por un lado, me habría gustado acordarme de los personajes, por otro, leer de seguido las trilogías nunca me ha parecido una buena idea, y para terminar, ambas historias se pueden leer de forma independiente sin problema.

Davies mide, organiza, corta y planifica para crear otra historia de literatura, de ejemplo de cómo se narran las cosas, sin grandes efectos, simplemente la historia narrada tal y como un genio lo haría: uno de esos narradores totales que radiografían el ambiente y señalan no solo lo visible sino también lo que queda detrás. Con abundantes saltos temporales y un claro hilo de retrospección, Davies configura una historia poliédrica donde nada es lo que parece y el análisis de la psique y de los recuerdos tiene vital importancia.

FICHA:

Te gustará si te gustó
Pros
  • Los diálogos de David con su psiquiatra.
  • Inicio muy potente. Historia muy medida.
Contras
  • Me habría gustado recordar más a los personajes que se mencionan.
  • No vendría mal un glosario de personajes al inicio.

Namaste.




Estoy leyendo…

mayo 2019
L M X J V S D
« Abr    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 714 seguidores

Dirección de contacto

Si quieres ponerte en contacto conmigo, puedes escribirme:

Sígueme en Twitter

¡Sígueme en Twitter!

¡Mis Tweets!

Categorías

Archivos

Anuncios