27
Dic
11

Balance de 2011 (I): abandonos.


Como todos los finales de año, es el momento de repasar. De echar la vista atrás y pensar, cuáles han sido los mejores y los peores momentos. Así que, en lo que aquí respecta, toda revisar los libros leídos. A lo largo de esta semana podréis ver por aquí “lo más de lo más”. Lo que más me ha gustado, lo que menos, lo que más recomiendo.

Empezaremos por lo fácil.

 

Abandonos

En este apartado figuran los libros que no he conseguido terminar. Son estos:

  • Los horrores del escalpelo, Daniel Mares. Conseguí leer unas 150 páginas. La historia no pintaba mal, pero el modo de plantearlo era muy farragoso: saltos temporales, lentitud en las descripciones… eso junto con la pésima edición (aunque por fuera se apreciaba un gran cuidado, por dentro la cantidad de errores ortográficos impedía incluso la lectura). Hasta hoy pensaba que lo había reseñado en el blog, pero me acabo de dar cuenta que no. Os dejo la opinión de algunos de mis compañeros para que juzguéis por vosotros mismos. La reseña de Carol, aquí. La de Atram, pinchando aquí.

     

  • Sábado por la noche, domingo por la mañana. Allan Sillitoe. Comenté en su momentoque la entrada me parecía preciosa. Lo era.

    La preciosa portada de Impedimenta del libro de Sillitoe

    La preciosa portada de Impedimenta del libro de Sillitoe

 

El protagonista es un joven obrero que trabaja de sol a sol. Su aburrida vida la trata de endulzar los fines de semana, bebiendo alcohol sin parar en el pub de turno. En ocasiones me recordó a Germinal, por su realidad, por la forma de encarar las descripciones y lo marcado de sus personajes. El problema fue que la trama me pareció débil. No terminaba de arrancar, no pasaba nada, era un libro estanco. La casualidad quiso que Aramys anduviera leyendo el mismo libro. Le pregunté que qué le parecía. También lo dejó. Y creo que ambos a la mitad. Tengo la impresión de que fuerte de la trama venía después, pero me pudo la impaciencia y lo dejé.

 

  • La novela de Genji. Murasaki Shikibu. Ejem. Aquí está. La doy oficialmente por abandonada. Leí prácticamente la mitad de un tirón. Pero después comencé a relegarla al papel del libro secundario, y ya avancé muy poco. Cada vez que lo cogía leía menos y con menos ganas. Le he dado oportunidades, me he sentido mal conmigo misma por verla tanto tiempo en la mesilla. Pero con este párrafo me libero. Lo dejo. Auf, menos mal.

La novela de Genji es una pedazo de historia que nos traslada al Japón del siglo X. Decía Isi que era como teletransportarse y llevaba razón. No sólo por el lugar y la fecha en la que se escribió, sino por el modo que tiene Shikibu en contar la historia. Lo primero que me sorprendió fue lo fácil que se lee y lo digo porque comparado con otras novelas de esa época esta novela fluye bastante. Entonces, ¿por qué la has abandonado?, preguntaréis. Por una mezcla de motivos. Lo primero, hay una ingente cantidad de personajes. La edición de Austral tiene al inicio una relación de todos ellos que ayuda a situarse (pero si lees de más te spoilean y santaspascuas). El problema es que al tratar de compaginar esta novela con otras, se van olvidando quién es quién y eso complica continuar con la lectura. El segundo es la repetición de temas. Si tuviera que buscar un símil (aunque sea a lo bruto), diría que es como un culebrón. ¿Qué tiene un culebrón? Amores, cuernos, odios. Esas tres cosas. Pues La novela de Genji tiene tres ingredientes y se van repitiendo y repitiendo, en otras situaciones y/o circunstancias, pero los mismos temas. Tras un tiempo me di cuenta de que era una repetición de lo anterior. Los personajes iban envejeciendo pero el hilo es el mismo.

Como no quiero que penséis que no merece la pena, os dejo un par de fragmentos que me han gustado mucho:

 

Ignoro todavía tus sentimientos.

¿Cómo se puede sufrir por alguien

a quien no se conoce

ni se ha visto jamás?

O el siguiente:

 

-A merced de los vientos

nos hacemos a la mar sin saber adónde vamos.

Nuestro incierto destino

ponemos hoy en manos de las olas.

En definitiva, esta novela trata de la vida, de los cambios. Contada del modo en el que se hacían entonces las cosas: con el objeto de entretener, de leerlas frente a un público.

Como ya he comentado otras veces, cuando uno lo pasa mal con un libro es mejor dejarlo. Este lleva acosándome muchos meses en mi mesilla, mirándome de reojo. ¡Lleva tanto tiempo que le he puesto un mote a su protagonista!

 

Pensaba comentaros las antirecomendaciones. Pero me he alargado demasiado, así que eso quedará para la siguiente entrada.

 

Namaste.

Anuncios

10 Responses to “Balance de 2011 (I): abandonos.”


  1. 27/12/2011 en 23:21

    ufff, qué envidia, solo estos libros ¿? yo abandoné muchos más… hasta tenía un ambicioso plan de acabarlos antes de final de año, pero ya veo que es imposible. no tengo piedad…. si no me gusta algo, lo dejo, hay tanta cosa para leer, para qué sufrir¿?
    Eso sí, abandono muchos libros también por la simple razón de “no ser el momento adecuado”… y luego reanudo la lectura y me parecen fantásticos…

    Sí o sí… 3 abandonos a lo largo del año, no es mucho.

  2. 28/12/2011 en 00:09

    Pocos abandonos… eso significa que has acertado con muchas otras lecturas. Tomo nota con el de Impedimenta, que estaba apuntado en mi lista de “deseos”.

    ¡Felices fiestas!

  3. 3 Isi
    28/12/2011 en 06:27

    Ayy La hier, pues es verdad que cometiste un error con Genji; no es una novela para compaginar con otras, precisamente por la cantidad de personajes.
    Mi edición es completamente distinta a la tuya: la traducción no está tan occidentalizada, por lo que se lee mucho más lento, pero al principio de cada capítulo vienen los personajes que van a salir en él, con lo cual ayuda mucho a su lectura.
    Pero ni aun así me imagino el retomar su lectura después de haberte leído otro par de libros de por medio…. imposible!
    En cuanto a los demás, ya me quedó claro que el del escalpelo no lo iba a leer y este de impadimenta no lo conocía, pero bueno, tampoco me llama mucho…

  4. 28/12/2011 en 09:50

    Te juro que pensaba que la frase acababa “lleva tanto tiempo, que le he puesto un fundita de ganchillo”, o algo así.

    Pues si no te engancha, sí, es muy buena idea dejarlos, anda que no hay peces en el mar.

    Un libro con faltas de ortografía (y no una ni dos), es algo que jamás pensé que me fuera a encontrar, hace algunos años, pero sí, cada vez ocurre más, los correctores perdieron el trabajo (supongo), y nosotros perdemos la paciencia y las ganas de seguir leyendo.

    Yo, este año, he abandonado “La Mancha Humana”, de Philip Roth, con golpe en la mesa y todo. Jamás de los jamases volveré a comprar (porque lo había comprado), un libro de este señor, ni a pedirlo en la biblioteca, ni a pasar por el pasillode la librería en la que estén 🙂

  5. 28/12/2011 en 12:22

    Bueno, por suerte parece que van a pesar más las buenas lecturas. Hay mucho que leer, así que a veces son necesarios los abandonos. En mi caso, he tenido la suerte de no dejar ninguno por el camino, aunque eso no quita que entre mis lecturas se encuentren algunos títulos un tanto soporíferos.

    ¡Un abrazo, y feliz año!

  6. 6 Icíar
    29/12/2011 en 12:55

    Una entrada muy instructiva. Debo de ser algo morbosa, pero me entretiene una barbaridad. Me ha sabido a poco, Laura

  7. 8 lahierbaroja
    29/12/2011 en 13:07

    Karo: pues sí, sólo estos. Creo que ahora elijo mejor que antes, pero también te digo que antes me negaba a dejar un libro. Ahora no es así. La verdad que comparándolo con lo que he leído no son muchos libros, pero bueno, no me gusta dejar libros. Cuando sufro los dejo, pero trato de dar oportunidades…

    Laura: cada vez tengo más información de los libros gracias a los blogs, lo cual en muchos casos hace que determinados libros que me llaman la atención sean descartados de mi lista. ¡Quién sabe, lo mismo a ti te gusta el de Impedimenta! Me dió rabia dejarlo, la verdad, seguro que después mejoraba… voy a pasarme por tu blog. Gracias por comentar. 🙂

    Isi: la sensación es la de que, hiciera lo que hiciera no lo estaba haciendo bien. Me explico: si hubiera continuado con ese libro solo tampoco habría avanzado más, porque me estaba cansando la lectura y ya hubiera pasado de querer leer a dejarlo porque le tocaba a “ese” libro. Además necesita una atención especial, y muchas veces no tengo la cabeza para una lectura profunda, por eso lo de compaginarlo. Pero tampoco eso dio efecto… en fin. Yo la edición que tengo es la de Austral que sacaron hace poco y que viene en dos volúmnes. La verdad es que el hecho de que te vengan los personajes que saldrán en cada episodio tiene muy buena pinta… es mejor idea que la de que te venga todo al principio del libro.

    Loque: lo de las faltas de ortografía es una vergüenza. Una cosa es que se escape un error o una falta, pero otra muy distinta eran las barbaridades que había en esa edición (v por b, ausencia de haches…). No puedo comprender cómo, al precio al que están los libros, no se lo toman más en serio. Lo peor fue que cuando se lo comentamos a la editorial dijo que el escritor lo había enviado plagado de faltas de ortografía porque cuando escribía rápido no miraba nada más… está claro que es una excusa. Pero vamos, que un escritor que no sepa de las reglas más básicas de la ortografía es imperdonable. Ya leí que no te había gustado Roth. Yo aún no he probado con él, ya te contaré…

    Jesús: aunque escojamos mejor que en el pasado es inevitable toparse con libros que nos gusten menos… en cualquier caso lo importante es disfrutar con las lecturas y eso está asegurado, ya sea con un título o con otro. ¡Feliz año a ti también! 🙂

  8. 30/12/2011 en 00:00

    Yo he abandonado unos cuantos este año. No sé si es que escogía fatal cada libro o que no estaba de ánimos pero lo peor es que he abandonado por 2ª vez Los subterráneos de Kerouac bufff, too much for me.
    También abandoné El nombre de la rosa y Matar a un ruiseñor (pero me estaba gustando). En fin, el año que viene veremos que pasa…

    • 10 lahierbaroja
      07/01/2012 en 12:16

      Puede ser un cúmulo de cosas, Vero: el libro en sí, que tengas menos tiempo o estés menos concentrada…

      Puf… Kerouac no me gusta. Vale que sólo he leído una novela suya, pero de verdad que se me han quitado las ganas de volver a leerle alguna vez.

      “El nombre de la rosa” sí que me gustó, aunque reconozco que se me hizo algo lento.

      El de Harper Lee lo tengo por casa. Si quieres cuando lo retomes, me avisas y lo leemos a la vez. 🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Estoy leyendo…

diciembre 2011
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 601 seguidores

Página de Facebook

Dirección de contacto

Si quieres ponerte en contacto conmigo, puedes escribirme:

Sígueme en Twitter

¡Sígueme en Twitter!

¡Mis Tweets!

Categorías

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: