Archivos para 31 diciembre 2012

31
Dic
12

We wishlist a Merry Xmas (III)

Un año más, y si por los Reyes Magos nos fallan, Fnac organiza un sorteo entre los blogueros que realicen su lista de regalos navideña. El único límite es la cantidad: 2013 euros. Así que como nunca se sabe si nos tocará algo o por si los Reyes deciden traerme carbón, aquí está mi lista.

fnac

Imagen y sonido.

Informática.

Libros

  • Novelas. Stefan Zweig, editorial Acantilado: 49 €.

Papelería:

Merchandising

Lo cual sumado hace un total de… ¡2012, 39 €!

Vamos, que más ajustado imposible.

¿Os imagináis que me toca?

Feliz fin de año.

Namaste.

29
Dic
12

Balance de 2012 (I): abandonos y decepciones.

Como ya viene siendo tradicional por estas fechas, toca hacer balance, en este caso, de lo leído.

Empezamos hoy por los abandonos de este año, esos libros que por uno u otro motivo no he podido terminar. Este año acabaré pronto, dado que sólo he abandonado un libro:

  • Asesinato en el Comité Central, Manuel Vázquez Montalbán. ¿Cuándo se decide que se va a abandonar un libro? ¿Cuántas páginas hay que leer? ¿Basta con un tercio o la mitad? Dudas. Muchas dudas.Y sin embargo, cuando uno está delante de un libro que no le acaba de convencer, no hace falta más. Lo cierto es que esta novela comienza fuerte, con un asesinato, como bien reza el título, y coge ritmo muy rápidamente. El problema es que después al empezar a conocer a los personajes, el autor se empantana en otro tipo de cosas que me hicieron perder el interés, como por ejemplo, el menú que tomaba el protagonista. Mi percepción fue que si continuaba leyendo lo haría, simplemente por acabarlo, y no por disfrutar de verdad. Así que decidí dejarlo cuando llevaba pocas páginas. Puede ser que simplificara demasiado, pero a estas alturas de la vida los libros se dividen en dos: los que son indispensables y hay que esperar a ver la magnitud del asunto y los entretenidos. Y de estos últimos si me aburren, mal plan.

Decepciones.

Es decir, los libros que me han defraudado, bien porque no resultaron lo que esperaba o porque directamente no me han gustado nada. Tenemos los siguientes:

  • Diario de un ama de casa desquiciada, Sue Kaufman. Poco tengo que añadir a la reseña que escribí en su día. Estoy convencida que, de no haber leído tanta reseña buena tras de otra no me habría parecido tan malo, pero al tener unas expectativas tan altas fue imposible no sentirse defraudada. Un libro lento, pesado, aburrido, con unos personajes inaguantables y un final de chiste. Esperaba una pequeña joya, uno de esos libros que se recomiendan con fervor, y me encontré un disparate. Un disparate cubierto de celofán y de una portada rosa chicle preciosa.
  • El porqué de las cosas. Quim Monzó. Aburrirse en relatos cortos es peor que hacerlo en una novela larga, y precisamente eso me ocurrió con este libro. Repetitivo, demasiado, escaso de ideas, seguro. Me equivoque o no, Monzó ha quedado descartado como autor futurible.

  • Tierra de caimanes, Karen Russell. Decepción. Y mucha, porque la autora empieza bien, le cogemos el ritmo enseguida, cuenta bien las cosas, narra con mucha soltura, nos presenta personajes creíbles y bien enmarcados… y después se hunde en un berenjenal que ella misma se ha montado, parece como si en la mitad de libro cambiara de idea totalmente, como si hubiera tenido una idea feliz una noche de juerga. Justo eso es lo que no me convenció, lo que generó mi rabia y mi impotencia, porque Russell iba bien, me convencía, pero no pudo ser. No ayudó el exceso de páginas. Menos es más. Siempre.
  • Algún día este dolor te será útil. Peter Cameron. La joya entre las joyas, el libro que quería leer. Lo leo y me defrauda. Mucho. Pero eso ya os lo contaré el año que viene. 😉

 Y vosotros, ¿habéis abandonado algún libro este 2012? ¿Me contáis vuestras decepciones?

Disfrutad de vuestras lecturas.

Namaste.

25
Dic
12

Un mundo aparte, Herling-Grudzinski

No quería pasar esta fecha sin publicar, sobre todo teniendo en cuenta mi ausencia de la semana pasada. Sigo leyendo, tengo muchas (quizá demasiadas) reseñas pendientes, lo que me falta es el tiempo necesario para sentarme y plasmar mi opinión. En cualquier caso, y como viene siendo habitual, en esta semana procuraré enseñaros el balance de lo que ha dado de sí el 2012, en relación a mejores y peores lecturas. Pero eso tendrá que esperar, porque hoy os traigo una reseña de un libro que me ha gustado mucho.

Todos los que me conocen saben que me atrae sobremanera la época de la Segunda Guerra Mundial. Ese momento

Portada de

Portada de “Un mundo aparte”

histórico en el que varios de los líderes más extremistas, sanguinarios y fanáticos coincidieron en el mismo momento. Distintos países, opuestas ideologías. La misma barbarie.

Mucho se ha escrito sobre el Holocausto, sobre los campos de concentración nazis, sobre las sistemáticas matanzas cometidas por los fánaticos de Hitler. Incluso un ciudadano medio podría mencionar al menos un par de ellos de esos campos. ¿Y qué pasa con los rusos? ¿Alguien puede mencionar alguno de ellos? ¿O acaso no existieron?

Aquí entra la historia Un mundo aparte, un desesperado relato de un preso en un campo de trabajo soviético situado en Polonia. Herling-Grudzinski nos cuenta su historia: la de una persona acusada de espionaje al ser interceptado en la frontera lituana. A partir de ahí comienzan dos años y medio de hambruna, frío y desesperanza en un campo de trabajo sádico y cruel. En su paso por el campo de trabajo el autor se encuentra con múltiples prisioneros de distintas procedencias y enviados allí por motivos variados: desde tener un antepasado aristócrata, hasta quejarse de la escasez de alimentos que afectaba a gran parte del país.

Herling-Grundzinski nos narra el día a día de la vida de los prisioneros: la jornada laboral de 12 horas ininterrumpidas, la escasez de comida (apenas una sopa y trozos de pan duro), la enfermedad, la desesperanza, la incomunicación con los seres queridos. Y por encima de todo, la incertidumbre. ¿Cuánto iba a durar la espera? ¿Saldrían del campo alguna vez o morirían como todos aquéllos compañeros que no tuvieron tanta suerte?

En julio de 1941, dos semanas después del estallido de la guerra ruso-alemana, fui testigo de cómo un viejo ferroviario de Kiev, Ponomárenko, que había pasado por todos los campos soviéticos imaginables y que era el único de nosotros que hablaba de su inminente puesta en libertad sin sombra de duda en la voz, fue convocado en la administración del recinto el último día de su condena, donde le comunicaron que se la habían prolongado “indefinidamente”. Cuando volvimos del trabajo ya estaba muerto; murió en el barracón de un infarto.

Personalmente me aterra que esta narración sea cierta. Pero lo peor es lo desconocido, y aún más, la negación. Cuando, tras publicar la historia en su lengua original, se intentó publicar en Francia, ninguna de las editoriales tuvo el valor de publicarlo, achacándolo a su falsedad y negando la existencia de dichos campos de concentración, probablemente argumentando que Stalin no era de la misma calaña que Hitler, lo mismo que después se alegó con Mao Zedong. 30 años después por fin pudo publicarse en Francia.

Pienso con pavor y profunda vergüenza en aquella Europa dividida en dos por el río Bug: en uno de sus lados, millones de esclavos soviéticos rezaban por que los liberaran los ejércitos hitlerianos; en el otro, los millones de víctimas de los campos de concentración alemanes aún con vida ponían sus últimas esperanzas en el Ejército Rojo.

Un libro que me parece indispensable para entender un poco más los acontecimientos de mediados del siglo XX. Un relato escalofriante y horroroso de las penurias cometidas por los soviéticos. Nos hace reflexionar y pensar, y al mismo tiempo revuelve el estómago y nos hace dudar de la Humanidad misma. No me queda otra más que agradecer a Libros del Asteroide la publicación de esta novela. Al igual que con El infierno de los jemeres rojos, de Denise Affonço, me hace pensar que leyendo estas historias contribuimos, aunque sea poco, a que todo ese sufrimiento no haya sido en vano, a poner algo de luz a esos turbios momentos.

Y a vosotros, os recomiendo que la leáis. Ya estáis tardando.

 

 

FICHA:

 

Te gustará si te gustó
Pros
  • El equilibrio entre los sentimientos y sus situaciones y el contexto histórico.
Contras
  • Lo escalofriante de ser una historia real.

 

 

Espero que esteis disfrutando del período navideño. Feliz Navidad.

 

Namaste.

 

 

 

 

16
Dic
12

El rapto de Britney Spears, Jean Rolin

El rapto de Britney Spears arranca cuando el protagonista, miembro de una agencia de espionaje francesa, es avisado de una amenaza a la popular cantante. Él será el encargado de que no se produzca un posible secuestro a manos de una asociación terrorista. Con esta información, viaja a Los Ángeles para mantenerse cerca del entorno de Spears.

Portada de

Portada de “El rapto de Britney Spears”

Sin embargo, para ser el protagonista, el supuesto héroe de la novela, no parece que sea una buena opción, ya que encarna el antónimo del buen investigador al aunar una serie de características que podríamos considerar, al menos, extrañas para la que es su profesión: no dispone de información alguna sobre el mundo de Hollywood o de la vida de Britney Spears y por no saber, no sabe ni conducir. ¿Cómo se puede pretender seguir entonces los pasos de alguien dependiendo, en una ciudad como Los Ángeles, del transporte público? Rolin utiliza estos rasgos para llevar a la cercana línea del ridículo a un protagonista de una historia que dispone de una trama propia de las novelas de intriga y espionaje. Con esto consigue darle una vuelta de tuerca: de un lado, el curioso protagonista, de otro, lo extraño de una historia de espionaje con un personaje como Britney Spears de por medio. Este segundo peculiar rasgo lo utiliza Rolin para reducirlo a lo absurdo: el porqué de un interés irracional por las estrellas de Hollywood, el parapeto de los paparazzis que les persiguen a todas horas, lo estúpido de un público más interesado en alegrarse de las desgracias ajenas que de preocuparse por su propio día a día.

Al final entre ambos elementos, Rolin, como un buen escritor inteligente que es, une la trama con una sutil ironía, sobre su visión de Estados Unidos o las ideas liberales de un país que critica la ausencia de democracia en algunos países pero que mantiene una cárcel como la de Guantánamo. El francés utiliza un sarcasmo muy europeo, ridiculizando determinadas visiones del otro lado del charco para mostrarnos que quizá no tengamos demasiado que envidiar de nuestros vecinos ricos.

Autobiográfico en muchos de sus capítulos, Rolin consigue crear una novela divertida y graciosa, estrambótica y sarcástica, con referencias a otros de sus libros (meridiana queda la referencia a Cristianos), con guiños sobre distintos temas. Aunque bien es cierto que hacia la mitad del libro se aleja del objetivo inicial, El rapto de Britney Spears es un alegato hacia un mundo insustancial y simplón que se agolpa en muchos de los programas de televisión, páginas web o publicaciones de las revistas rosas. Consigue que en el lector, crearle una sensación de melancolía, propia del reflejo de las opiniones de Rolin: un mundo de contrastes en los que unos cuantos gastan su dinero en un par de zapatos Loubotin mientras que muchas familias viven en la pobreza.

FICHA:

Te gustará si te gustó
Pros
  • Desengrasante y muy activa, se lee en un suspiro.
  • La ironía y el sarcasmo del autor.
Contras
  • Hacia la mitad de la novela, se desinfla un poco.

Namaste.

11
Dic
12

Indecentes. Ernesto Ekaizer

Conocí este libro por televisión. Es extraño, normalmente no suelo sacar ideas por esta vía, pero lo vi y me llamó la atención: el tema que trataba y un resumen de lo que prometía. Lo compré en cuanto pude, con curiosidad por saber si cumpliría mis expectativas.

Por mi experiencia, este tipo de libros se dividen en dos clases, según estén orientados al gran público o no. Si van orientados al gran público se suele repetir las mismas ideas desde el primer momento, comenzando por los términos básicos hasta llegar a una argumentación más o menos compleja, según. En ellos se suele abundar de la repetición.

Portada de

Portada de “Indecentes”

Si van dirigidos a una minoría, es frecuente que empiecen dando por hecho los conceptos básicos para ahondar en un análisis más o menos profundo, dependiendo de la seriedad del libro.

Así que clasifiqué este libro como uno de los de primera categoría y procuré empezarlo enseguida, dada la actualidad del tema y mi interés por él.

El autor comienza planteando un jugoso cebo: la situación de 2011 y el modo de superar la crisis para después retrotraerse al inicio de la crisis para ver cuál era el planteamiento de, en aquél entonces, la llamada desaceleración económica. A través de conversaciones, cartas y otras fuentes, Ekaizer nos va narrando qué iba pasando durante el año 2008, los movimientos iniciales de la crisis. Lo interesante del libro es que narra muchos de los movimientos que se mantuvieron en la sombra, como indicaciones de asesores, conversaciones entre presidentes y otras anécdotas y detalles que se pueden perder si no seguimos día a día las noticias o la parte salmón de los periódicos o bien, y esto según la contraportada, de información inédita.

En relación a los conceptos técnicos, aunque bien es cierto que repite algunas definiciones innecesarias para aquél que esté acostumbrando al ámbito económico, tampoco trata al lector como tonto y ofrece un análisis medio: ni nos abruma con teorías ni tampoco se queda en la superficie.

Este equilibrio consigue que el lector pueda leer el libro de un tirón, porque no se hace denso en ningún momento. Lo cierto es que esperaba algo más de análisis, y no tanta repetición (determinadas definiciones se cortan y pega en varios capítulos) pero bueno, el balance ha sido positivo.

Así que si estáis pensando en leer algo sobre la crisis económica, esta es una buena opción. Ahora, si podéis sacarlo de la biblioteca y ahorraros los 20 euros que cuesta, mejor que mejor.

FICHA:

Te gustará si te gustó
Pros
  • Conocer con más profundidad un tema tan actual.
Contras
  • Excesivamente caro teniendo en cuenta el tipo de edición y el tamaño del libro.

Namaste.

06
Dic
12

Premios Libros y Literatura 2012

El final de año ha llegado, y de nuevo, los amigos de Libros y literatura han organizado un suculento concurso de reseñas literarias entre los blogueros que se animen a participar.

Tras darle unas cuantas vueltas y cambiar de opinión una docena de veces, he decidido presentarme. Sé que no ganaré, pero al menos lo intento. Además, quién sabe, hay tantos premios que lo mismo me puede tocar la pedrea.

La reseña con la que he decidido participar es El ruido y la furia, sin lugar a dudas el mejor libro que he leído en este 2012.  Si queréis votar por mi reseña, estaré eternamente agradecida. Y si queréis apuntaros, aún estáis a tiempo, aunque os recuerdo que el plazo para apuntarse acaba el día 9 de diciembre.

Como siempre, gracias a Libros y literatura por organizar un concurso de este tamaño. Si queréis echarle un vistazo a las bases y a los premios, podéis verlo aquí.

Pasad un buen fin de semana lleno de lecturas.

Namaste.




Estoy leyendo…

diciembre 2012
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 594 seguidores

Página de Facebook

Dirección de contacto

Si quieres ponerte en contacto conmigo, puedes escribirme:

Sígueme en Twitter

¡Sígueme en Twitter!

¡Mis Tweets!

Categorías

Archivos