19
Nov
14

Las bellas extranjeras, Mircea Cărtărescu


Regreso a Cărtărescu  con el ánimo de una groupie, con la curiosidad de saber que este Las bellas extranjeras nada tiene que ver con Nostalgia o Lulu. Las bellas extranjeras se compone de tres relatos de diferente longitud y distinto tono.

Las Bellas ExtranjerasEl primero, Ántrax, narra la historia que le sucede al autor nada más recibir un sobre con un sospechoso polvo blanco. Situaciones kafkianas y paranoicas de un escritor que tiene que explicarles a la policía por qué cree que eso que hay en el sobre es ántrax.

Y tras decir esto el comisario Ghildus se esfumó en la penumbra del pasillo, como si no hubiera existido jamás. Nos miramos desolados. ¿Acaso teníamos que caminar horas y horas por aquel metafísico castillo, aferrándonos, como el agrimensor K. al comisario Ghildus como si fuera un nuevo Klamm?

El segundo relato, comparativamente el 85% del texto de la edición, le da nombre al conjunto y narra el viaje del autor junto con algunos de sus colegas rumanos por Francia. Un viaje en el que además de presentarse, leer poemas y fragmentos y dar a conocer la cultura rumana, aprovecha para reflexionar sobre literatura, entre otros temas.

Me gusta con locura la palabra “elucubraciones” que los críticos, sobre todo los más jóvenes y faltos de carácter, aplican a menudo a mis libros. Gracias a ellos he descubierto que en mis pobres libros existen infinitas páginas lenas de “elucubraciones”, escritas en una jerga cargada de neologismos de la que nadie entiende nada. Sin embargo, dicen ellos, tal vez se podría entender algo si mis ideas se resumieran en una sola frase -bueno, dos-, breves y concisas. Pero yo, dale que te pego, solo escribo ladrillos de mil páginas que necesitan mucho relleno. Esas elucubraciones son sobre religión, un ámbito, ya se sabe, sin el más mínimo interés (¿la Biblia? Un libro para viejas beatas, eso es lo que es), sobre física cuántica (¿en una novela? En Las edades de Lulú no se dice ni pío sobre las diferentes fases cuánticas ni sobre las ecuaciones no-lineales y aún así la chica ganó premios a espuertas), sobre las sustancias neurotransmisoras del cerebro y otras vaguedades.

El tercer y último relato, El viaje del hambre, narra precisamente lo que promete. Un viaje a una ciudad de provincias en la que lo que más se encuentra es hambre, frío y caramelos de menta.

Los tres tienen como narrador al propio Cărtărescu, lo que ya no llego a saber es el grado de realidad que hay en cada una de las situaciones (se da a entender que alto, pero nunca se sabe). En cualquier caso, los tres relatos añaden aspectos diferentes a los que estamos acostumbrados cuando leemos otras de sus obras. Destaca el humor, rallando en la sátira, el absurdo y lo grotesco. Una demostración del carácter del autor, tímido, alejado de los convencionalismos, que puede recordar a Woody Allen si le añadimos algo más de escepticismo.

Un cambio respecto al tono, pero también sobre lo que cuenta, cosas más mundanas y terrenales, con un estilo plagado de coloquialismos, con abundancia en anglicismos y refranes, todo de la mano de una traductora que consigue un estilo muy logrado, algo que no le debió resultar sencillo.

Sin embargo, Las bellas extranjeras es el tipo de libro que recomendaría sólo a los que ya han leído al autor, dado que poco tiene que ver con la calidad novelística a la que nos tiene acostumbrados. Considero que en ocasiones el segundo relato se hace repetitivo, que se le sobran páginas. Eso y que no me atraen los relatos tan desiguales. Llamadme tradicional.

En definitiva, Las bellas extranjeras es un libro que me ha gustado, con el que me he reído por lo absurdo de sus situaciones, o por el juego que hace el autor, pero está claro que este libro es sólo para groupies.

Oh, París. París es París. En verano huele a pis.

FICHA:

Te gustará si te gustó
  • El autor Mircea Cărtărescu en cualquiera de sus obras.
Pros
  • El sorprendente cambio de registro.
  • El sarcasmo y los comentarios socarrones.
Contras
  • Longitud desigual en los relatos.
  • El segundo se me ha hecho repetitivo en varias ocasiones.

Namaste.

Anuncios

2 Responses to “Las bellas extranjeras, Mircea Cărtărescu”


  1. 28/11/2014 en 23:29

    Aún tengo Nostalgia a medias. Lo dejé a medias por un parón lector por otras causas, y luego no lo retomé. Me quedo con el aviso de primero probar otros de el escritor,


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Estoy leyendo…

noviembre 2014
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 627 seguidores

Dirección de contacto

Si quieres ponerte en contacto conmigo, puedes escribirme:

Sígueme en Twitter

¡Sígueme en Twitter!

¡Mis Tweets!

Categorías

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: