Archivos para 30 enero 2015

30
Ene
15

Canciones de amor a quemarropa, Nickolas Butler

En ocasiones abres el buzón y te llevas una grata sorpresa. El olor de un nuevo libro, el colorido de las cubiertas de un nuevo compañero de viaje siempre me hace esbozar una sonrisa. Y si además tienes buenas referencias de la novela y va a completar su espacio entre el resto de colección de asteroides, la sorpresa es inmejorable.

canciones-de-amor-a-quemarropaCanciones de amor a quemarropa es la primera novela de Nickolas Butler, un señor con pinta de noruego que se dedicó a un montón de cosas excepto a escribir. Él lo cuenta aquí.

Y de repente, el tipo decide escribir. Y le sale esta historia sobre amigos reencontrados, pasados comunes y el paso del tiempo. Una primera novela que no parece tal, sino la última de muchas obras historias, el libro que publicaría alguien experimentado, que sabe cómo utilizar las tramas, los hilos y los personajes.

Los capítulos vienen precedidos de una letra mayúscula, la inicial de la letra del narrador en cada caso. H, L, B, R y K nos cuentan la historia de su amistad, la del pasado, en el momento en el que estaban unidos en un pueblo de Wisconsin, y lo que les ha ido deparando la vida a unos lejos y a otros en el mismo pueblo.

Después de cenar quise complacerlos; tan solo les revelé los aspectos más destacados de mi reciente historia laboral y dibujé metas más altas en el horizonte. Haría un posgrado en Minneapolis o Madison, posiblemente. Estudiaría para procuradora en Milwaukee. Me sentía como en una entrevista de trabajo, como si mi madre estuviera entrevistándome para un puesto recién creado, el de hija adulta.

(…)

Yo y él, y todos, todos íbamos subidos al carro de los veintipico, una edad en la que algunos de nuestros amigos y compañeros de clase ya habían alcanzado un éxito que los demás nos tomábamos como un reproche..

Al tratarse de una novela coral, donde cada uno de los personajes principales aporta su versión de los hechos, vamos llenando de luz los huecos en los que desconocíamos los giros y los distanciamientos propios del paso del tiempo.

Un relato en el que cobran importancia los recuerdos compartidos, las anécdotas pasadas, aquéllos secretos ocultados y las rencillas que parecían olvidadas pero que dejan poso aunque hayan pasado veinte años.

Canciones de amor a quemarropa aporta una reflexión sobre la amistad, el paso del tiempo y la evolución de la  relación de los protagonistas. Además, se incluyen otros tema, como el amor, la ética y la moralidad y recurrentemente el calor de la música y la nostalgia de la tierra natal.

Y cada vez que vuelvo aquí me encuentro rodeado de gente que me quiere, que se preocupa por mí, que me protege como si levantara una tienda de calor. Aquí escucho cosas, aquí el mundo tiene un latido distinto, el silencio suena como una cuerda que alguien hubiera rasgado millones de años atrás, música en los álamos y los abetos y los robles, hasta en los campos y en el maíz que se seca al sol.

¿Cómo le explicas todo eso a alguien? ¿Cómo le explicas todo eso a alguien a quien quieres? ¿Y si no te entiende?

En definitiva, una novela con la que he disfrutado desde la primera página, por lo bien escrito que está, por la delicadeza con la que narra Butler, pero también por el cariño que se le coge a los personajes, el modo de utilizar la trama o el elemento temporal, y por supuesto, por la íntima y reflexiva voz de estos amigos que se mantuvieron unidos y ahora no tienen tanta suerte. Porque es una de esas historias en las que nada es impostado, en la que la vida misma se refleja en el libro tal y como lo haría en un espejo. Una delicia. Gracias amigos de Libros del Asteroide.

FICHA:

Te gustará si te gustó
Pros
  • La forma que tiene de intercalar recuerdos, amistad y el paso del tiempo.
  • El modo de ir mostrando la historia; a retazos y de forma subjetiva según cada personaje.
Contras
  • Se termina en un suspiro. Se lee del tirón.

Namaste.

27
Ene
15

Los santos inocentes, Miguel Delibes

Hace ya bastante tiempo que me dije a mí misma que debía volver a leer a Delibes, dado que habían pasado muchos años desde que leí El hereje, una historia que me dejó con ganas de leer algo más de la obra del autor.

Tuvo que pasar bastante tiempo hasta que lo incluí en mi lista de 50 libros, precisamente porque sabía que tenía una cuenta pendiente con Delibes. Así, decidí intercalarlo entre libros más largos.

Los santos inocentes narra la historia de una familia de campesinos que viven y trabajan en un cortijo, en algún momento entre las décadas de los 50-60 del pasado siglo. Su situación, en tanto en cuanto criados de los miembros de la denominada Casa Grande, es prácticamente de esclavitud. Dependen de la magnanimidad de los señores, cuando son inservibles se les manda para casa sin mayor dilación (precisamente lo que le ocurre al hermano de Régula) y deben obedecer en cada momento.

En una situación como esta de jerarquización pura y pobreza extrema, podemos imaginar los temas que trata el autor, entre los que destacan la pobreza y la desigualdad.

Una historia dura y seca, como la meseta, como el estilo del autor, directo y exacto, sin paliativos ni exageraciones, reflejando una época que parece muy alejada de la España actual pero de la cual dista apenas medio siglo.

Si tuviera que especificar algo que no me ha gustado lo tendría claro: la abundancia del tema de la caza, lo explícito de determinadas actividades que además de no interesarme me parecen desagradables. Prefiero no leer del tema, así que he llegado a saltarme párrafos en los que Delibes se detenía en alguna cacería. Después, rebuscando en Internet he descubierto que el vallisoletano tenía tendencia a incluir la caza como tema recurrente en sus historias.

En definitiva, un autor al que considero que como española, castellana y mesetaria es de justicia leer, pero que no me ha gustado tanto como esperaba. Mi recuerdo de El hereje es mucho más amable.

FICHA:

Te gustará si te gustó

  • La perla, John Steinbeck (por el retrato de la sociedad en la época).

Pros

  • El reflejo vívido de la sociedad de la época.
  • Delibes es el mejor ejemplo de que con las palabras justas se puede escribir una historia completa, sin añadir párrafos innecesarios, simplemente escogiendo las palabras exactas y colocándolas en el momento preciso.

Contras

  • El tema de la caza no me interesa nada. Me he llegado a saltar párrafos en los que hablaba de ello.

Reto 50 libros

  • 23/50

Namaste.

18
Ene
15

Lo que no aprendí, Margarita García Robayo

Un día abres el buzón y te encuentras un paquete de la Editorial Malpaso con este precioso ejemplar con páginas de bordes verdes.

Tras leer Los tres violines de Ruven Preuk, de Svenja Leiber decidí esperar para leerlo, quizá con la duda perenne de si me gustaría un libro del que no sabía nada, del que no tenía referencias. No conocía Margarita García Robayo. No sabía qué esperar de esta novela.

Lo_que_no_aprendíLo que no aprendí es una novela aparentemente autobiográfica que aborda los recuerdos de una niña con once años de edad. El libro se divide en dos partes: en la primera la narradora nos traslada a aquéllos recuerdos y sensaciones, desde las discusiones con sus hermanos hasta las conversaciones con su padre. En la segunda parte la adulta en la que se ha convertido reflexiona sobre el pasado, recordando momentos y sensaciones.

Eso es lo que atrapa de la historia, el modo que tiene la autora para, utilizando un lenguaje sencillo pero cuidado, dejarnos enganchados a unos párrafos llenos de recuerdos y melancolía, de ternura al ponernos los zapatos de una niña que no comprende del todo su entorno pero al mismo tiempo con una sonrisa de empatía, al saber que nosotros estuvimos en una situación similar hace no tanto tiempo.

Dicen en la faja, citando a Edgardo Litvinoff, de La voz interior, que Margarita junta recuerdos como si fueran flores. Los huele. Los planta. Duelen. “Aprende”, le dicen. Pero ella no quiere aprender. Al leerlo la primera vez pensé que se trataría de otra exageración, de alguno u otro modo. A la hora de escribir esta reseña y volver a leer la cita me doy cuenta de que no puede estar más acertado. Que García Robayo escoge los adjetivos con mimo, nos trasporta hasta conseguir que veamos a través de los ojos de Catalina, que consigue que nuestros dedos toquen su realidad, que nos conecta con el niño que fuimos a través de una novela que se nos hace corta.

Si Lo que no aprendí fuera un olor sería el olor de las tormentas de verano, el olor de los zapatos nuevos, de las ganas de saltar sobre los charcos de al lado del camino, pero también de la decepción al ver cómo el juguete favorito se ha roto. Lo que no aprendí es una historia que resume la infancia en menos de doscientas páginas.

Una historia que me ha gustado mucho y me reconcilia con las novedades.

Gracias, amigos de Malpaso. Lo que no aprendí ha sido todo un descubrimiento.

FICHA:

Te gustará si te gustó
Pros
  • El modo en el que nos trasporta a una época pasada. El uso de la memoria como elemento conductor.
Contras
  • Se hace corto. Se termina en un suspiro.

Namaste.

15
Ene
15

Nocilla Dream, Agustín Fernández Mallo

Nocilla es el nombre de una trilogía bastante conocida en el panorama literario español debido al revolucionario cambio que supuso como consecuencia de su publicación.

Nocilla está compuesta por tres novelas: Nocilla Dream, Nocilla Experiencie y Nocilla Lab. Su autor es un físico teórico que un día se lanzó a la escritura: Agustín Fernández Mallo.

Viniendo de un autor tan poco común, no es de extrañar que el contenido sea muy original, una especie de experimento literario en el que todo está permitido, donde además de existir saltos espaciales y temporales, varias historias se mezclan y se enlazan por objetos comunes, como el árbol de los zapatos. Los protagonistas de esta historia son personajes que abandonan su raíces para probar suerte en otro lugar y que, en cierta medida, coinciden en un mismo espacio.

Además de constantes cambios en el espacio-tiempo abundan las referencias a la cultura pop (cine, música, cualquier cosa que se nos ocurra) y como era de esperar, con un alto contenido científico, al encontrarnos definiciones y teoremas.

Realmente os aseguro que es un libro del que es muy complicado hacer una reseña, por lo extraño que resulta. Sin embargo, sí que es una lectura interesante, por lo visual, lo plástico y lo bien escrito que está. Hay que ser inteligente para utilizar todos los recursos que uno tiene (aunque aparentemente nada tengan que ver con la literatura), para construir una novela fragmentada, que recuerda un puzzle, una historia deslabazada con una trama discontinúa pero no por ello menos interesante. Una novela fresca y diferente, que muestra muchas de las cosas de las que adolecen gran parte de las novelas que se publican: no está preconcebida. Nocilla Dream es como la vida, hay cosas que no tienen sentido y otras que parece que sí. Que seamos capaces de encontrar una razón de su existencia no justifica nada, como mucho nos deja más tranquilos a nosotros mismos.

Nocilla Dream es la típica novela incómoda, que requiere una lectura posterior. Una de esas lecturas con las que uno se plantea no sé lo que he leído, no sé cómo se le ha podido ocurrir esto, pero vaya novela.

Eso es Nocilla Dream. Para más información, os dejo un enlace que habla sobre el tema. Aquí el enlace de la editorial.

Me quedaré contenta si habéis podido comprender algo de lo que acabo de escribir. Sin embargo, para saber del todo de lo que hablo os recomiendo que leáis la novela.

FICHA:

Te gustará si te gustó

Pros

  • Lo original y ecléctico del contenido.

Contras

  • Necesita una relectura para fijarse mejor en los detalles.

Reto 50 libros

  • 22/50

Namaste./

08
Ene
15

Mis propósitos para 2015

Una vez pasadas las fiestas, hecho balance y regresando a la normalidad, llega la hora de los propósitos. Esas cosas que nos decimos que intentaremos hacer y que, en mayor o menor medida, vamos cumpliendo.

Y es que teniendo en cuenta mis propósitos del año pasado, no he cumplido lo que debería, aunque la verdad sea dicha, además de leer El quinto en discordia, El idiota y El señor presidente, sigo con las lecturas de 2666 y Trilogía de la memoria.

Lo mismo sucede con el reto de Isi de leer 10 libros en inglés. Me he quedado en 8, lo cual tampoco está mal, habiendo leído a Austen y Orwell. Este año me volveré a apuntar, aunque me temo que tampoco llegaré al tope, teniendo en cuenta que mis futuribles lecturas serán Grandes esperanzas o Las uvas de la ira (Isi, ¡no debería contar igual un libro de 100 páginas que uno de 700!). Os dejo el enlace a su blog para que os animéis.

Leyendo el blog Desde la ciudad sin cines, me han gustado las reflexiones de David y os paso las mías:

1.- Este 2015 me gustaría ser más regular a la hora de publicar entradas. Además de responder a vuestros comentarios más rápidamente. Soy un desastre, lo sé. Lo voy dejando y siempre al final.

2.- Debería leer más ensayo y más poesía. Salir de la zona de confort de la novela. Ahondar en otros géneros que estoy segura me gustarán. No hay excusas, tengo varios libros que podría leer ya mismo.

3.- Quiero volver a leer autores que me gustan pero de los que no me ha dado tiempo a leer más, lo cual incluye a Muñoz Molina, Mendoza, Stendhal o Vargas Llosa.

4.- Seguir mi propósito de comprar poco y leer lo que tengo en casa. Últimamente tampoco cojo nada de la biblioteca. Mejor, que siempre se cuela alguna lectura.

5.- Tratar de salvar los muebles con mi lista de libros de leer antes de los 30. Sí, este es el año. No digo más.

Os dejo ahora el listado de 10 libros que pretendo leer este 2015.

  1. Las uvas de la ira, John Steinbeck.

  2. La señora Dalloway, Virgina Woolf.

  3. Grandes esperanzas, Charles Dickens.

  4. Nada, Carmen Laforet.

  5. La montaña mágica, Thomas Mann.

  6. La cartuja de Parma, Stendhal

  7. El gatopardo, Lampedusa.

  8. La Regenta, Alas Clarín.

  9. Matar a un ruiseñor, Harper Lee.

  10. Fausto, Goethe.

Y vosotros, ¿tenéis algún propósito de lectura para este 2015? ¿Os animáis a leer conjuntamente alguno de estos libros?

Felices lecturas.

Namaste.

04
Ene
15

Balance de 2014 (II): recomendaciones y joyas.

Después de mostraros lo peor de 2014, os traigo lo mejor, la lista de lo más destacado en el capítulo de lecturas del pasado año.

Como en años anteriores, he dividido las lecturas en dos grupos.

Muy recomendables:

  • Homage to Catalonia, George Orwell. Una gran historia sobre la Guerra Civil contada por un genio inglés, que lo mismo narra estrategia militar, como política o el día a día de sus compañeros que esperan en un frente a que se desarrollen los acontecimientos. Si podéis, leedlo en inglés.

  • El idiota, Fiódor Dostoievski. Aunque le encontré algunas sombras, siempre es un placer leer a este autor.
  • Northanger Abbey, Jane Austen. Divertidísimo libro de Austen, una autora que me ha obnubilado, satírica y amable, divertida y entretenida. En conclusión: todo aquéllo que pensé que no era Austen. Me he reconciliado con ella, lo reconozco.
  • Del color de la leche, Nell Leyshon. Historia sorprendente que atrapa y nos hunde en el mundo de mierda de Mary. Eme. A. Erre. Y griega. Que nos acerca al aprendizaje de una muchacha que quiere entender qué significan esas letras negras sobre fondo blanco.
  • El Señor Presidente, Miguel Ángel Asturias. Si te gustan las descripciones este es tu libro. Si quieres caer en un mundo propio, has de leerlo. Adjetivos y descripciones, poder y dolor… una historia de esas que no se olvidan.
  • Nobles y rebeldes, Jessica Mitford. Reconozco que este libro está aquí porque me encantan las Mitford. El humor socarrón, las interesantes diferencias entre ellas, los convulsos momentos que les tocó vivir. Me atrae y me gusta, como una polilla a la luz. Reconozco que no es una farola enorme, con los anteriores, que queman mucho, pero sí es una linternita que me atrapa con su luz.

Joyas:

  • From Hell, Alan Moore. Sin duda, dentro de lo bueno de esta lista, de lo mejor. Una obra maestra en forma de novela gráfica sobre la historia de Jack el Destripador, abundante en descripciones y contenido, un estudio de la época puro y duro de la mano de un genio del lápiz.
  • The bluest eye, Toni Morrison. Absolutamente brutal y desgarrador, el mejor libro que he leído en 2014. Es una de esas historias para releer una y mil veces, por lo duro de la trama y por lo maravillosamente escrito que está. Una joya.

Pero además, en el capítulo de novedades destaco estas tres:

  • ¡Melisande! ¿Qué son los sueños?, Hillel Halkin. Una novela sobre el amor a lo largo de los años y las décadas. Bien escrita y para nada sensiblera. Totalmente recomendable.

  • Los tres violines de Ruven Preuk, Svenja Leiber. Una alemana escribiendo sobre un músico que ve las notas. La historia en sí es dura y compleja. Pero su prosa, poética, metafórica, consigue dejarnos pegados a sus páginas.

  • Canciones de amor a quemarropa, Nickolas Butler. Una historia de amistad de la que os hablaré con más detenimiento en una futura reseña.

Cada año que termina reviso lo que he leído, y siempre me llama la atención las pocas escritoras que suelo leer. Este año por fin compruebo que han sido ellas las que más me han gustado.

Y para vosotros, ¿cuáles fueron vuestras mejores lecturas de 2014?

Que Sus Majestades os traigan muchos, muchos libros.

Namaste.

01
Ene
15

Balance de 2014 (I): abandonos y decepciones

Antes que nada: ¡Feliz 2015!

Con algo de retraso respecto a lo previsto, os dejo el balance de los abandonos y decepciones de 2014. No quería dejar pasar a oportunidad de echar la vista atrás de valorar someramente tanto lo mejor como lo peor.

Abandonados:

Olvidado Rey Gudú, Ana María Matute. El único libro que abandoné en 2014 y que esperaba que me encantaría. Sin embargo, me costó tanto avanzar y me gustaba tan poco lo que estaba leyendo que decidí dejarlo. La apatía me desapareció al instante.

Despellejes:

El cielo ha vuelto, Clara Sánchez. Poco más a añadir respecto a lo que en su día dije en la entrada. No esperaba mucho y eso me encontré. Da pena pensar el nivel de los libros ganadores de premios en España, pero ya sabemos que todo va enfocado a conseguir la mayor cantidad de compradores, así que no se puede esperar demasiado.

Decepciones:

La casa de hojas, Mark Z. Danielewski. Un libro que se vendía como “El Moby Dick del género de terror”, del que obviamente esperaba una historia redonda. Y no lo es. Es un espectáculo visual, un juego de trilero. Un libro que cuesta 30 euros. Si lo queréis leer, acudid a una biblioteca.

La herencia de Estzer, Sandor Marai. Las historias que no me parecen lógicas no las suelo entender. Mejor dicho, lo entiendo pero no lo comprendo. No puedo comprender cómo una persona se puede dejar embaucar cuando ya conoce a esa otra persona que está intentando hacerle daño. Por muchos sentimientos que haya, hay cosas que no me creo. Y si no me lo creo algo falla.

Como veis, en líneas generales no han sido muchos los abandonos ni los despellejes ni las decepciones. Revisando mis lecturas compruebo que la mayor parte de los libros me han gustado, que no ha habido grandes picos (años donde leí cosas muy buenas y muy malas, sin apenas términos medios). Supongo que año tras año y gracias a vuestras recomendaciones, soy capaz de escoger lo que leo y que me guste con un alto grado de probabilidad. ¡Quién sabe si el año que viene no tendré ningún libro despellejado! Aunque, claro… para eso debería dejar de leer Premios Planeta.. ¿no creéis?

Namaste.




Estoy leyendo…

enero 2015
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 595 seguidores

Página de Facebook

Dirección de contacto

Si quieres ponerte en contacto conmigo, puedes escribirme:

Sígueme en Twitter

¡Sígueme en Twitter!

¡Mis Tweets!

Categorías

Archivos