Author Archive for Laura

13
Sep
18

La desaparición de Josef Mengele, Olivier Guez

Los que lleváis un tiempo por aquí, ya sabéis que los libros de nazis, así como concepto general, me atraen como una polilla a la luz. Sean historias inventadas, noveladas, ensayos, cómics o novelas históricas, es ver este periodo histórico y querer leer el libro.

MengeleEste año me atrajeron dos libros: el primero, El orden del día, de Éric Vuillard, ganador del Premio Goncourt, el segundo este, ganador del Premio Renaudot también en 2017. Del primero determinados comentarios me hicieron acabar descartándolo, el segundo fue un regalo muy acertado.

La desaparición de Josef Mengele es la historia de la huida del fanático doctor nazi tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. Mengele viaja a Argentina para después acabar viviendo en Paraguay y Brasil, siempre con nombres falsos y pensando que, como le ocurrió a Eichmann, iban a acabar encontrándole y juzgándole.

Esta historia parte de la base de lo que sucedió realmente: los documentos que acreditan dónde y cómo llegó a Suramérica, dónde vivió y a qué se dedicaba, pero también un intento de acercarse a lo que pudo llegar a sentir, aunque siempre manteniéndose desde el punto de vista teórico.

El libro tiene, pues una doble vertiente: la de conocer la realidad de la connivencia de gobiernos y países con los criminales nazis y la doméstica de un tipo que acabó viviendo de lo que le enviaba su familia, con miedo a que el Mossad lo encontrase.

Mengele es el príncipe de las tinieblas europeas. El médico orgulloso ha diseccionado, torturado, quemado a niños. El hijo de buena familia ha enviado a cuatrocientos mil hombres a la cámara de gas silbando entre dientes.

(…)

Europa, valle de lágrimas.

Europa, necrópolis de una civilización aniquilada por Mengele y sus esbirros de la Orden Negra de la calavera, punta envenenada de una flecha lanzada en 1914.

Página 127

La verdad es que el hecho de no ir con ningún tipo de expectativa ayuda a que nos encontremos directamente con lo que el autor nos tiene que ofrecer, y en este caso Guez lo hace de forma muy medida, huyendo de los dos extremos: el ensayo puro y duro y la ficción. Así acaba sacándose de la manga una historia real (esto es, apoyada en información verídica) en la que aporta el ritmo necesario para que se haga muy amena, perfecta para un fin de semana de lluvia.

FICHA:

Te gustará si te gustó
Pros
  • La mezcla entre historia y ficción.
  • Historia muy amena.
Contras
  • Al partir de la teoría puede caer en fantasear sobre cómo se sintió Mengele sin que se sepa realmente.

Namaste.

Anuncios
10
Sep
18

Una novela rusa, Emmanuel Carrère

Este libro me lo recomendó Miguel Ángel Hernández y esperaba en la estantería desde hace un año.

Historia que engancha: la de un internado en un psiquiátrico ruso tras la Segunda Guerra Mundial que permanece allí 50 años, sin que ni su familia ni su país conozca nada de su supervivencia a la contienda. Surrealista la situación, insólita la historia de un equipo de televisión que acude a la remota ciudad a tirar del hilo en la historia, a conocer por qué estuvo tanto tiempo allí y cómo fue posible que no remitieran ningún tipo de información a su país de origen. Interesante desde la primera página, atrae por un estilo directo del autor, adornado con saltos temporales y detalles personales que hacen la historia más compacta.

Aunque podría parecer que la historia principal es la del soldado, conforme vamos avanzando narra sus situaciones personales que le rodeaban en esos momentos: la relación amorosa con Sophie, que varía entre el amor más profundo y una preocupante indiferencia, hasta su historia familiar, que incluye a un abuelo georgiano que desaparece de París al ser acusado de colaboracionista tras la ocupación nazi. Carrère incluye muchos temas, equilibrándolos, ofreciendo una visión global de su relación con la historia que quiere documentar: los viajes y quiénes conoce allí, su proceso de aprendizaje o profundización del ruso, ligado con temas más literarios, como su recuerdo de los libros que ha escrito, o el proceso de creación que daría lugar a este libro.

Una novela rusa tiene poco de lo que vaticina el título del libro, no se trata de una novela, más bien de una historia de no ficción aderezada por componentes autobiográficos, un acercamiento al francés en el que se incluye como parte fundamental tanto la trama de la historia que investiga como él mismo como investigado y personaje principal. La mezcla es interesante, poderosa, envolvente. Si lo que primero nos atrae es la historia del soldado y todas las implicaciones que conlleva (la empatía, la incesante duda de cómo pudo ocurrir), el resto de temas que podrían parecer accesorios consiguen que veamos diversas facetas del escritor igualmente interesantes, olvidando en muchos casos de que el tema principal no es la vida de Càrrere.

Entiendo por qué Miguel Ángel Hernández mencione al autor, también Llucia Ramis, dado que tanto El dolor de los demás como Las posesiones beben mucho de la influencia del inglés, de la búsqueda del equilibrio entre lo narrado y lo vivido, de este género extraño que es la autoficción.

FICHA:

Te gustará si te gustó

Pros

  • La mezcla de la historia que estudia y la propia del autor.

Contras

  • Hacia la mitad de libro se me hizo algo pesado cuando el autor cuenta varios temas de su vida.

Namaste.

03
Sep
18

Y ellos, ¿qué opinan? (XXXII): Llucia Ramis

Catalunya

Llucia Ramis (Palma de Mallorca, 1977): licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, es periodista y escritora, colabora con diversos medios de comunicación entre los que destacan el Diario de Mallorca y la edición catalana de El Mundo. En 2010 ganó el Premio Josep Pla con su segunda novela, Egosurfing. En 2018 gana el Premio Anagrama de Novela en catalán con Les possessions. Ha escrito relatos y novelas y figura como una de las escritoras clave de su generación.

1.- ¿Cuál es el último libro que has leído?

Yugoslavia, mi tierra, Goran Vojnović.

Una de esas historia que no sé por qué me llaman la atención pero que nunca llegué ni a comprar ni a leer (junto con, por ejemplo 1948 de Yoram Kaniuk). Os dejo por aquí una reseña del libro.

2.- Un libro que nos recomiendas.

Léxico familiar, Natalia Ginzburg.

De Ginzburg sólo he leído Las pequeñas virtudes, uno de esos libros que brillan en cada línea. Tengo pendiente volver a la autora, y este título va a ser una buena opción.

3.- Un autor por el que sientas fijación.

Emmanuel Carrère , los que más me gustan de él son Limónov y El adversario.

¿Casualidades? Como ya le comenté a la propia autora, llegué a Carrère por Miguel Ángel Hernández, y justo en el momento de la lectura de Las posesiones encadené, de forma consecutiva y más o menos inconsciente la lectura de Una novela rusa y El dolor de los demás. Tanto Ramis como Hernández mencionan al francés en sus historias. No he leído ninguno de los que ella comenta, pero de momento dejaré pasar algo de tiempo hasta su lectura.

Y vosotros, ¿habéis leído algún libro de Carrère? ¿Qué me recomendáis de Ginzburg?

Namaste.

23
Ago
18

Las posesiones, Llucia Ramis

Las posesiones narra el regreso de una joven desde Barcelona a Mallorca para pasar tiempo con su familia y de paso ocuparse de su padre, recientemente jubilado, que empieza a mostrar signos de despiste y confusión. Aunque podría parecer que el tema principal es la reflexión sobre la edad y el paso del tiempo (donde se incluye la relación familiar entre una hija que comienza a tomar funciones de sus padres, y la reversión de la relación paterno-filial), la realidad es que la protagonista reflexiona también sobre su vida profesional y amorosa, incluyendo determinados aspectos autobiográficos que nos hacen pensar en la autoficción.

Las-posesionesPero además, desde la primera página lo que Ramis nos pone encima de la mesa es algo muy distinto: el asesinato que comete un empresario al matar a su mujer y su hijo, que termina suicidándose. Este hilo lo encontraremos agazapado en toda la novela, presente pero sin mencionarse, y en otras ocasiones, descrito minuciosamente. Un hecho que afectará a la familia de la protagonista, no sólo desde el punto de vista afectuoso y chocante (conozco a alguien que ha sido capaz de realizar un acto execrable) sino desde el punto de vista material, al ser socio del abuelo de la narradora.

Así, la historia comienza incluyendo de diversos temas utilizando un estilo directo y sencillo, que mide la información que nos va contando y va cambiando de un tema a otro de una forma muy natural, temas aparentemente separados que es capaz de compactar, haciendo que la historia tenga un sentido más allá de los hechos aislados que nos va narrando. Aprovecha para que conozcamos a la protagonista, aportando detalles de su vida, rememorando aspectos de su pasado (su infancia, lo cual lo engarza con la vida de sus abuelos, o con Mallorca, su vida universitaria, lo que la anima para contarnos más sobre sus amigos y sus rutinas en Barcelona) y en general una especie de resumen de la vida de una treintañera que se siente por un lado, timada por una vida que le habían prometido a la que no podrá acceder, y por otro, nostálgica de un pasado al que no podrá regresar y que le ponen de relieve sus familiares al estallar la noticia de que venden la antigua casa familiar.

¿Queremos saberlo todo de nuestros padres? Y ellos, ¿quieren saberlo todo de sus hijos? Es evidente que no. Entonces, ¿por qué reclamamos saberlo todo de la persona que comparte nuestra vida?

Página 136

Si bien el inicio me pareció frío, incluso aburrido y poco interesante, según va contando más de sí misma me fue interesando más el texto, uniéndome no a al sentimiento de nostalgia al que recurre Ramis sino al reconocimiento de dicha sensación entre otros: cómo se siente uno al comprobar que no hay casa a la que volver (aunque uno dijera que no quería volver), al ver que uno se siente avocado a ir hacia adelante irremediablemente y sin saber adónde, a una especie de abismo alejado del confort familiar de la infancia, de un recuerdo edulcorado en el que el sol brillaba más, donde las preocupaciones no existían.

Eso, más la pieza del asesinato: un hecho brutal que cambiará la percepción de las cosas, y la propia protagonista pensando en su pasado: el pasado que ha perdido, el pasado de su familia, recordar cómo era su padre y en lo que se ha convertido ahora, la reflexión sobre la madurez, el pasado y los recuerdos.

Las posesiones es probablemente un ejercicio de memoria de una persona que compara lo que imaginaba que se iba a encontrar con lo que es su vida realmente, que ve cómo sus padres acusan el inexorable paso del tiempo y que reflexiona sobre cómo aspectos exteriores afectaron a su familia.

FICHA:

Te gustará si te gustó

Pros

  • El análisis del paso del tiempo.

  • La inclusión de las relaciones amorosas de la protagonista.

Contras

  • El inicio que no me acabó de enganchar.

Gracias a Libros del Asteroide por el envío.

Namaste.

20
Ago
18

Roberto Bolaño, Estrella distante. Javier Fernández y Fanny Marín

Si de algo hemos pecado los incondicionales de Roberto Bolaño ha sido de acercarnos a cada uno de sus libros en los que apareciera su nombre en portada, inpendientemente del tipo de libro que encerraba. Así lo cual nos hemos llevado grandes chascos, hemos sido capaces de tragarnos borradores sacados del ordenador del chileno, pastiches de partes cortadas y pegadas que no habían pasado por revisión posterior, o simplemente cualquier lista de la compra que viniera firmada por él.

Comic-BolañoQuizá ver un cómic que se basa en una de sus historias más conocidas, como es Estrella distante, nos lleve a la conclusión de que en este caso nos encontramos con más de lo mismo: un mero sacacuartos para cualquiera que haya disfrutado Los detectives salvajes.

Por suerte, este cómic que os traigo hoy no entra en esa categoría. Como ya adelanta el título, encontramos la historia de Estrella distante en forma gráfica, pero por suerte los autores han conseguido incluirnos en el mundo de Bolaño, en la historia que leímos anteriormente y también trasladarnos al momento de su lectura.

No me parece nada sencillo ser capaz de trasmitir lo mismo que me sugirió su texto, pero con trazos sencillos y simplemente en blanco y negro, Javier Fernández y Fanny Marín lo consiguen.

Para los incondicionales de Bolaño, este es un libro fantástico. No solo por meternos de nuevo en la historia de Estrella distante, en recordar el momento de su lectura, también por disfrutar las imágenes que salen de la cabeza de los dibujantes. Para los que no habéis leído a Bolaño también es una opción fantástica antes de afrontar lecturas más exigentes.

FICHA:

Te gustará si te gustó

Pros

  • Cómo consiguen trasmitirnos lo mismo que la novela de Bolaño.
  • La sencillez en los trazos.

Contras

Gracias a Penguin Random House por el envío.

Namaste.

08
Ago
18

La primera mano que sostuvo la mía, Maggie O´Farrell

Tras leer la fantástica Tiene que ser aquí, no podía pasar por alto la lectura de otra novela de la misma autora.

En La primera mano que sostuvo la mía O´Farrell narra la historia de dos mujeres: por un lado, Lexie Sinclair, que decide huir de su aburrida vida mudándose a Londres, donde conocerá al editor de una revista que le cambiará para siempre.

La-primera-mano-que-sostuvo-la-míaPor otro, Elina, que acaba de ser madre y está pasando por el periodo de aclimatación en su nueva etapa, mientras que ve cómo Ted, el padre de la criatura, se va a alejando poco a poco de ella.

Lexie en el pasado, Elina en el presente: dos mujeres que paralelamente nos cuentan qué les va sucediendo en distintos ámbitos de la vida. La primera: la búsqueda de trabajo y salir de la incertidumbre que le supone empezar desde el principio en una ciudad nueva en mitad del siglo XX. La segunda, la maternidad y el deterioro de su relación, su reacción a los cambios que ha supuesto tener un bebé en el Londres actual.

El título, poético, se refiere a uno de los temas a los que más recurre O´Farrell: la maternidad. Así, utiliza la situación de una de las protagonistas para reflexionar sobre la posición de la mujer al dar a luz, los miedos, incertidumbres y cambios que supone en la vida de la madre, además de la responsabilidad asumida, la posición del padre y otras cuestiones relacionadas.

Al igual que Tiene que ser aquí, esta novela es una historia sobre personajes, sobre cómo influye sus situaciones y sobre cómo consiguen seguir adelante. Mientras que la primera tenía una sola historia compacta donde los personajes secundarios aportaban detalles e información necesaria para entender la historia principal, en La primera mano que sostuvo la mía básicamente tenemos dos historias fragmentadas con dos personajes principales y con muchos menos secundarios, historias independientes, paralelas en determinados momentos, y unidas, como descubrimos al final.

Precisamente el hecho de que sean dos historias distintas y se nos vayan presentando intercaladas hace que la novela sea menos compacta y más fragmentada. Si en Tiene que ser aquí encontramos una historia redonda, donde todos los capítulos aportan información a la historia principal, la historia de Claudette y Daniel, aquí nos encontramos con dos historias independientes, con personajes propios y situaciones diferentes. Para bien o para mal nos puede ocurrir que nos sentamos menos unidos a ellas.

En general, me ha parecido una historia menos brillante. Además, el tema de la maternidad me ha generado dos sensaciones contrapuestas: por un lado no me atrae demasiado, pero por otro se trata de un tema quizá poco tratado o directamente ignorado en la supuesta literatura seria, que me parece interesante y con muchos vericuetos.

FICHA:

Te gustará si te gustó

Pros

  • Los temas que van apareciendo en ambas historias.
  • El estilo de O´Farrell.

Contras

  • El tema de la maternidad puede resultar poco interesante.

Gracias a Libros del Asteroide por el envío.

Namaste.

 

30
Jul
18

Subsuelo, Marcelo Luján

Si con Moravia ya supimos que Luján es un tipo sin escrúpulos, en Subsuelo se lleva la palma.

Quizá los incautos seamos nosotros ya que el propio autor escoge la siguiente cita como preludio a su texto:

Sólo los idiotas creen en la realidad del mundo,

lo real es inmundo y hay que soportarlo.

Jacques Lacan

En este caso los protagonistas de la historia son varios adolescentes, en concreto dos mellizos a los que les ocurre una situación que les condicionará de por vida y les hará mantener un secreto. La culpa, el dolor y el silencio acompañarán a ambos en un intento de seguir con su vida.

SubsueloLa historia, una novela de apenas 230 páginas, es potente y dura. Una novela que empiezas y no te suelta, en la que, eso sí, abundan los saltos temporales, los cambios de ubicación, frecuentemente entre párrafo y párrafo, por lo que hay que estar muy atento para entender quién es quién en esta historia y qué le va sucediendo a cada uno, algo que en ocasiones resulta complejo.

El estilo es directo, crudo, con diálogos escuetos y donde el poder de la narración va de la mano de las descripciones de los acontecimientos y de los sentimientos de los personajes. Al autor le bastan un puñado de ellos para articular una historia que consigue agarrarnos el estómago en un nudo que solo podremos soltar cuando la terminemos. Con escasas descripciones, Subsuelo es una historia creada para apabullar al lector que se acerque a ella.

El sentimiento de empatía que genera el texto consigue meter al lector de lleno en la trama y compartir con los personajes las dichas que les depara el destino. Pasarlo mal, como ellos hacen, sentir un movimiento en el estómago, respirar con dificultad o simplemente gritarle al libro que no, que ya basta.

Sin embargo, Luján es un tipo que no se detiene en sutilezas, sino que actúa como una apisonadora a la que importa poco lo que se lleva por delante. No tiene problema en causar dolor, dañar, lesionar, o hacer sufrir a cualquiera de los personajes que se cruzan en la trama. Lo hace en el presente pero también en el pasado, utilizando los recuerdos para continuar lesionando a los personajes. Le da también igual que el lector piense que ya ha tenido suficiente, que la crueldad para con un personaje ya ha superado el límite humano.

Al haber leído anteriormente Moravia, he ido más prevenida a la novela y podría hacerme una idea sobre lo que me iba a encontrar, pero aún así el Premio de Novela Negra Hammet 2016 ha supuesto un revulsivo de carácter y estilo, un choque frontal que espolea al lector y que consigue marcar a fuego al incauto que se acerque al texto.

Quizá como en la cita de Lacan, es idiota pensar que alguien ya ha tenido bastante y que la historia, o la vida le debe algún tipo de compensación.

FICHA:

Te gustará si te gustó

Pros

  • La fuerza del texto, la potencia del estilo del autor.
  • No es nada previsible.

Contras

  • Abundancia de saltos temporales: a la vez que nos mantiene pegados al texto, también puede hacer que perdamos el hilo o que nos confundamos en los acontecimientos.

Gracias a Atram y a Jesús por la recomendación.

Namaste.




Estoy leyendo…

septiembre 2018
L M X J V S D
« Ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 686 seguidores

Dirección de contacto

Si quieres ponerte en contacto conmigo, puedes escribirme:

Sígueme en Twitter

¡Sígueme en Twitter!

¡Mis Tweets!

Categorías

Archivos

Anuncios